¿Cuándo comienzan a ver los bebés?

¿Cuándo comienzan a ver los bebés?

¿Cuándo comienzan a ver los bebés?. La oftalmología es la rama de la medicina que estudia la visión, gracias a lo cual podemos saber cómo trabajan los ojos de los recién nacidos. Es frecuente observar que, al crecer, cambian de color y, como muchas otras funciones del organismo, su desarrollo se produce durante la niñez. En este proceso pasan por varias etapas, como veremos en este artículo.

¿Cómo es la visión en los bebés?

Los recién nacidos tienen visión desde el primero momento, pero es aún imperfecta, con una agudeza que solo alcanza el 5 % de la que tendrán al ser adultos. ¿Qué ven los bebés cuando nacen? Al principio, solo pueden percibir las formas grandes, pero las ven borrosas, y no distinguen sus colores ni la distancia a la que están situadas.

Entre las capacidades que se perfeccionan en los primeros meses de vida se encuentran dos de gran relevancia: la percepción de profundidad y el enfoque. La primera depende de la coordinación de las imágenes que se perciben con los dos ojos. La distancia entre ambos proporciona al cerebro dos imágenes que son ligeramente distintas, lo que se llama visión estereoscópica. Su integración nos permite saber cómo de lejos se encuentra un objeto.

La visión nítida depende de otros mecanismos, llamados de acomodación o de enfoque visual, que es una función del cristalino. Cuando el músculo ciliar se contrae, se vuelve más pequeño y esférico, porque funciona como una lente, con lo que se logra enfocar. ¿Cuándo comienzan a ver los bebés? Desde el primer día pueden ver todo lo que se encuentra en la habitación, pero no tienen estos mecanismos bien desarrollados. De esta manera, lo que perciben es plano y sin foco.

¿Cómo es el desarrollo visual de los bebés?

¿Qué ven los bebés cuando nacen? Al nacer y durante los primeros días, los ojos son muy sensibles a la luz, y por esa razón las pupilas permanecen contraídas la mayor parte del tiempo y se ven pequeñas. Con la maduración de las retinas a lo largo de las dos primeras semanas de vida, el bebé podrá empezar a percibir formas, patrones y colores que estén situados dentro de una distancia de un metro. A edad tan temprana, solo pueden ver los colores muy intensos.

La coordinación entre los músculos que mueven los ojos es también imperfecta: es posible que bizqueen o que uno de ellos se desvíe. A esta edad, son movimientos que no constituyen una señal que deba preocuparnos. Sin embargo, si la desviación persiste, quizá sea necesario acudir a una clínica oftalmológica.

El bebé empezará a fijar su atención en los objetos grandes y de tonos brillantes que estén frente a él, antes que en las caras de sus padres. Pueden percibir los objetos lejanos, pero prefieren mirar lo que está más cerca. La visión lateral también comienza a perfeccionarse en este periodo. Cerca del mes de edad, empezarán a prestar más atención a los rostros.

El desarrollo visual de los bebés experimenta una aceleración después de los dos meses de su nacimiento. La coordinación entre la vista y las manos aparece, y el niño podrá seguir con los ojos un objeto y tratar de asirlo o de darle un golpe a los 3 meses.

A los 5 meses ya tienen percepción de profundidad y lo ven todo en tres dimensiones. Esta es una capacidad que los ayudará a gatear cuando llegue el momento, aproximadamente a los 8 meses. A esta edad, también pueden ver una gama mucho más amplia de colores, pero la visión aún no es tan perfecta como en el adulto en este aspecto. Ya pueden tomar cosas con sus manos, reconocerlas y recordarlas.

¿Cómo estimular la visión de los bebés?
¿Cómo estimular la visión de los bebés?

¿Cómo estimular la visión de los bebés?

Hay muchos ejercicios con los que podemos ayudar a los bebés a desarrollar su visión. Es importante que los elementos que utilicemos tengan colores definidos y sean de un tamaño adecuado para que puedan cogerlos.

Los móviles para la cuna son muy sencillos de colocar y están a la vista del bebé durante mucho tiempo. Agitarlos o hacerlos girar de vez en cuando ayudará a que fijen la vista en ellos.

Muchos juguetes, como pelotas o cubos, son estimulantes y les llaman la atención. Al ponerlos a su alcance intentarán tocarlos y podrán percibir su forma, tamaño y color. Los peluches, además, tienen una textura suave que les gusta y que incita a tocarlos. Así, percibirán sus distintas partes, como las patas, las orejas o la nariz.

Para que sigan los movimientos y entrenen los músculos oculares, es conveniente pasar una pelota de color brillante de una mano a otra. Hay una manera de atraer la mirada, que es chasquear los dedos de una mano mientras se mueve, para que asocie el sonido con el movimiento.

Cuando el bebé ya pueda sentarse, un libro con ilustraciones será muy atractivo para mirar y tocar. Es fácil sentarlo en las piernas para que pueda mirar las páginas frente a sus ojos, y así podrá fijarse en los dibujos. Los libros infantiles suelen tener dibujos grandes, sencillos de interpretar y muy coloridos, que son apropiados para el nivel de visión infantil, y algunos tienen relieves que podrá tocar.

Dejar juguetes a su alcance es también una manera de estimular la curiosidad. Es divertido poner dos o tres cerca de él y observar cuál le llama más la atención. Podrá agarrarlo, tocarlo y acercarlo a su cara para mirarlo mejor.

Ver cómo se dibujan figuras sobre un papel grande es algo que les atrae, y se le puede ir explicando de forma sencilla mientras se hace, usando marcadores de distintos tonos. Luego, quizá querrá tomar uno para tratar de imitar el juego.

Conclusiones

Ir descubriendo los avances que el bebé experimenta al desarrollar su visión es una maravillosa aventura. Una de las ventajas de hacerlo es que tendremos la oportunidad de observar si existen signos de algún problema. En estos casos, es preciso acudir a consulta con un profesional de la oftalmología, para que haga una revisión. Cuanto antes tengamos un diagnóstico, más sencillo será resolverlo.

Artículo original del Dr. Miguel March Balle, Director médico y oftalmólogo en Excimer Làser.

La lectura de este contenido no sustituye la visita al oftalmólogo, por favor acuda a un especialista médico para poder obtener un diagnóstico adecuado.